Teenage Mutant Ninja Turtles

Imagen de BMBx64

Teenage Mutant Ninja Turtles

TMNT title
Año: 
1989
Género: 
Acción
Desarrolladora: 
Konami
Compañía: 
Palcom
Texto: 
Inglés

Son mediados de los años 80 del siglo XX, y en el mundo del cómic hacían aparición unos nuevos héroes de color verde, antropomórficos (por que realmente eran tortugas) y con cualidades de las más variopintas como eran el saber varias artes marciales (de ahí lo de ninja), y el gusto por la pizza.

Originalmente las aventuras de estos nuevos personajes se editaron en un pequeño cómic en blanco y negro titulado "Eastman and Laird's Teenage Mutant Ninja Turtles" referenciando a sus creadores,  Kevin Eastman y Peter Laird. Estos, meros aprendices del lapicero y la tinta china, crearon esta obra a modo de "coña" y utilizaron multitud de guiños dirigidos hacia el historietista Frank Miller y cómics como Daredevil, The Hands, etc...

Pero resultó ser un gran éxito, y de ahí se dio el salto a la gran pantalla. En 1987, la cadena CBS compró los derechos de los personajes y comenzó a producir la serie de televisión. Si bien las tortugas en el cómic eran bastante violentas, en la serie de televisión se "amabilizó" su estética y estructura para dirigirse a un público más bien infantil. Es a partir de aquí cuando empiezan a surgir más productos y toda una industria relacionada con las Tortugas Ninja.

La compañía japonesa Konami se hizo con los derechos de explotación al año siguiente para poder sacar videojuegos de la franquicia recién creada y fue en 1989 cuando estrenó este formidable cartucho que llegó a ser todo un éxito de ventas pese a las criticas recibidas por su tremenda dificultad. Y es que a día de hoy es un videojuego igualmente amado y odiado.

 

EL JUEGO


Tenemos a cuatro personajes a elegir en todo momento. Las tortugas Leonardo, Raphael, Michelangelo y Donatello. Cada uno con un arma diferente. Podemos intercambiar entre una y otra en todo momento con lo cual podemos crear estrategias de juego para superar los niveles. Han secuestrado a April O´Neil y debemos rescatarla, pero más adelante nos daremos cuenta de que también han secuestrado a nuestro maestro Splinter, y debemos hacer lo propio. Nuestro enemigo es el Clan del Pie: una serie de ninjas criminales controlados por Shredder.

El juego consta de seis niveles dentro de la ciudad de New York: La quinta avenida, la bahía de Hudson, Wall Street, el Aeropuerto JFK, la base del Clan del Pie en los suburbios del Bronx, y el Tecnódromo, la verdadera base donde se esconde Shredder.

Solo una mente maléfica pudo diseñar este juego. Si fueras y jugaras la primera pantalla de arriba, pensarías que está genial; los controles responden, todo funciona como debe...

Ahora, imaginémonos este videojuego siendo dirigido hacia críos con ganas de manejar a las famosas tortugas: ¿En que falla? En que juega al despiste, al desgaste, al reintento y por ello se convierte en algo perverso.

Solo hay dos tortugas que valgan la pena: Leonardo y Donatello. El primero es rápido y tiene un buen alcance de ataque gracias a sus poderosas espadas, pero poca fuerza; y el segundo es algo más lento pero tiene un enorme alcance con su arma y golpea fuerte. Raphael y Michelangelo están diseñados para ser electrocutados en el nivel del agua, la Bahía de Hudson. Tal cual ¿es la portada de la caja del juego una forma de disculparse por la inutilidad de Raphael?

Los niveles realmente son áreas. Cada área tiene unas fases conectadas por un mapa. Si te matan una tortuga puedes intentarlo con otra (cuando te quede poca vida escucharas una alarma tipo despertador Casio de muñeca recordándotelo). Las tortugas que han "muerto" en realidad quedan capturadas y podrás recuperarlas en algunas fases de niveles más adelante.

Como hemos dicho antes, las fases se escogen mediante un mapa. Muchas de ellas no sirven para nada pero existen para que "caigas" y pierdas el tiempo a modo de trampa y como forma de prolongar el juego (al menos en sus primeras partidas). Por ejemplo el nivel 4, el Aeropuerto JFK, es un caos y unas fases te mandan atrás y otras adelante. Si no das con las correctas no avanzas. Y si, efectivamente, la apisonadora que circula tan alegremente por las calles de otros niveles, nos quita la vida entera de un solo golpe.

Entre nivel y nivel no recuperas la vida de las tortugas por lo cual esto hace que aumente su dificultad hasta límites insospechados. El juego es un continuo desgaste; tendrás que encontrar pizzas para recuperar salud. Si mueren las cuatro tortugas aparecerá el "game over". Aunque tengas tres "continues", sales al principio del mundo en el que estés, y esto es un detalle muy a tener en cuenta.

Por ejemplo, esta captura de aquí abajo muestra una de esas fases de relleno. La recompensa está arriba: una pizza entera ¿problema? Los enemigos se restauran según avanzas, y es muy probable que acabes perdiendo la vida cuando lo que querías es ir a recuperarla. Y si no es la vida, será el tiempo.

Tambien tenemos el abuso de los saltos al final de un trayecto ¿saltas flojo o saltas fuerte?

No, aquí hay que pasar andando, si caes sin coger el item tienes que volver hacia la derecha donde vuelven todos los enemigos (o salen nuevos de forma aleatoria) haciendo más fácil o difícil el trayecto según quien salga, las pizzas no vuelven.

Vaya por Dios, nos hemos caído al agua... No pasa nada. La tortuga no muere, pero era la última escalera de la última planta de la última fase del nivel 3, y ahora esto nos saca fuera de la fase a un nuevo punto del nivel donde estamos ¡Oh, sorpresa! toca repetir todo eso de nuevo si no nos atropella una apisonadora antes.

Estas al final del nivel 4, apunto de enfrentarte al boss. Te dan una pizza y piensas "oh genial, que llega el boss"..., ¿que mejor que poner tres salas seguidas con trampas de precisión milimétrica? Lo que le pasa al jugador no es que intente ir a por el item de las estrellas, es que si vas muy rápido saltas por encima del hueco.

Y este es el mapa del la fase de la Bahía de Hudson de la que hablábamos antes. Es una fase famosa, pero no es lo único que sorprende del juego. Como no podía ser de otra forma, es la última fase del nivel 2. Si, nivel 2. No podían ponerla en un nivel más adelante, no. Es un nivel acuático donde las paredes te quitan vida a poco que las roces. Debes desactivar una serie de bombas. Si mueres toca repetir el área entera.

Tienes 2 minutos y 20 segundos para completarla y suelen sobrar 20 segundos si ya sabes como hacerla, por lo que olvidarse una bomba es un error que no puede resolverse. Si ves que te quedas sin tiempo lo ideal es matarse, de lo contrario es un "game over" para las cuatro tortugas. Genial, eh.

Como podéis ver.... no es nada sencillo y de ahí sus numerosas críticas.

 

CONCLUSIÓN


Estamos ante un buen juego que parece que no superó los controles de calidad "lógicos" que todo videojuego debe tener en cuenta para no morir de exito cuando muestra tremenda dificultad. Sobre el papel se veía genial, eso si. Suponemos que las prisas por sacarlo a la venta son un poco el reflejo del producto final: brillante pero con un pulido escaso.

Gráficamente nos recuerda mucho a esa segunda hornada de juegos para la NES donde todavía no estaba todo explotado pero ya marcaba diferencias con juegos anteriores. Y musicalmente solo podemos quitarnos el sombrero ante magnifico trabajo sonoro.

CURIOSIDADES


- El lanzamiento del juego coincidió con el estreno de la segunda temporada de la serie de televisión en la CBS estadounidense.

- En Japón se le llamó Gekikame Ninja Den (La leyenda de las poderosas Tortugas Ninja).

- Es uno de los videojuegos más vendidos de la NES pese a sus criticas.

- Años después se lanzaron dos continuaciones más próximas al beat´m up, más fieles a la serie de televisión y alejadas de la estética de esta primera parte.

- Pese a que el videojuego esta basado en la serie de televisión, la portada del mismo está sacado directamente del cómic original de 1984.

- Aunque el juego realmente es de Konami, en América debió editarse bajo el sello Ultra Games y en Europa bajo el sello Palcom. Ambas no eran más que prolongaciones de la firma Konami que existieron sin más pretensiones que para superar el límite impuesto por Nintendo a la hora de editar juegos fuera de Japón por año.